Conoce porqué @aletremola, director de la revista ‘Ok!’, confiesa haber nacido del amor

0

Creció entre hilos, botones y cierres, a pesar de que, la ciudad de París le roba unos cuantos suspiros, a Venezuela no la cambia por nada. Desde niño quería ser médico; actualmente es un periodista especializado en moda. Hoy en día, es un hombre con una interesante trayectoria profesional, con 90 kilos menos y muchos huesos de su cuerpo por explorar…

 Alejandro Gutiérrez Tremola: Director de Relaciones Publicas del Bloque de Armas y de la revista “Ok!”. Tras  el anhelado deseo de Luisa Tremola, por ser madre, nace un 31 de marzo de 1984, en el Hospital Central de Maracay. Su padre Domingo Gutiérrez – quién lo aconsejó a pensar muy bien el tema de estudiar medicina-. Hijo único que expresa haber sido criado bajo el seno de una familia basada en los valores, respeto y trabajo. Siempre mantuvo muy buena relación con sus dos pilares, en especial con su madre, quién años más tarde falleciera de Alzheimer: -“Cuando digo que nací del amor, es porque nací de una mamá que anhelaba tener un hijo de manera extrema. Yo de verdad tuve una mamá esplendida, incluso que ni con el Alzheimer no dejó de tener esa conexión conmigo. Los médicos se sorprendían mucho por eso”.

“Amiguero” desde niño..

Siempre andaba en grupo, dice haber sido muy “amiguero” y poco extrovertido desde niño.  “Los trapos y su gente”, era su programa de televisión favorito – por tratarse de moda- Conducido por Francois Weffer- quien hoy es su amigo personal.  A los 17  años decide irse a Caracas para iniciar sus estudios profesionales en la Universidad Católica de Santa Rosa, dónde obtuvo el título de Comunicador Social en el año 2006.  Más adelante su pasión por el fascinante mundo de la moda, lo llevó hasta la ciudad de Madrid- España, para realizar una especialización de Comunicación y Moda, en la Universidad Carlos III: – “Estoy súper feliz de haber estudiado comunicación, de mi trabajo que además no lo siento como un trabajo, sino como  mi  estilo de vida”, informó el comunicador que divide su trabajo entre Caracas y Miami. Por lo momentos las responsabilidades laborales con la revista descartan la posibilidad de irse definitivamente del país.

 Moda= Aspiración 

Al comunicador siempre le gustó la moda, el tema de cómo vestir a la gente le llamó siempre la  atención. Tomaba las revistas de moda y por medio de ellas le decía a las modista qué vestidos le harían a su señora madre. Otro aspecto fundamental es porque también considera, que la moda es una fuente poco aprovechada por profesionales de la comunicación del país: -“Pienso que  el periodismo de moda en Venezuela  es un área desatendida. Somos muy pocos los que manejamos el periodismo de moda como tal. No como un ‘fashionista’ o un ‘socialité’, sino como verdaderos profesionales que  manejen el  código de periodismo de moda”, aclaró

Para Alejandro, la moda es sinónimo de aspiración: -“Para mí la moda es una industria completa que permite relacionarnos, envuelve incluso nuestra actitud y nos permite aspirar más. Te permite manejar pequeños placeres. La moda también te da felicidad (…) no hay nada más sabroso que comprarte la cartera que querías, usar el vestido o el jeans  que te queda bien, ¡Wow!, ¡esa sensación es lo máximo!”, opinó.

El descubrimiento que lo hizo estar al borde de la muerte

 En el año 2013 Alejandro, pesaba 156 Kg;  fue un año de cambios definitivos, radicales y duros en la vida del periodista. Su madre, Luisa Tremola fallece a los 66 años a causas del Alzheimer que padecía. La salud de un Alejandro triste y cabizbajo, ya tocaba las puertas de su conciencia. Aunque su peso no era un factor limitante para hallar todo lo que se proponía en la vida, porque  con más de 150 kg, logró ser  imagen de grandes empresas en Venezuela, grabar comerciales de televisión, trabajar en televisión, y ser  modelo de Irma Contreras: -“Yo no tenía limitación alguna por mi sobre peso, a parte de las físicas (…), yo me considero un hombre de carácter fuerte. No soy débil.  Y eso fue lo que me hizo llegar a ese peso, sin darme cuenta”, confesó Gutiérrez.

Pero, el miedo de Alejandro por el riesgo de padecer de diabetes debido a sus antecedentes familiares, lo atemorizaba día a día, aunque los exámenes de sangre descartaban la posibilidad y aminoraban su temor. Sin embargo, luego de sentir una constante molestia en su mirada, debido a una “cepa de harina”, que los médicos días posteriores hallaron en uno de sus ojos. Motivo alarmante que lo hizo entrar en razón y así tomar la drástica decisión de someterse a un “bypass gástrico”:Una operación de 4 horas, que le ayudó a perder 90 kg de peso.

Un proceso nada fácil de afrontar que lo colocó al borde de la muerte debido a que uno de los puntos se reventó. Acto que, de forma inmediata ocasionó una segunda operación y transfusiones de sangre el mismo día de haber sido intervenido: “-  La gente piensa que tomé el camino fácil para no hacer dieta. Resulta ser, que luego de un año y medio es que yo pude comerme un tequeño. Son muchos los sacrificios: es cambiar la dieta, te cambia el cuerpo, la temperatura, el cabello se te cae, hasta tal punto que no te reconoces a ti mismo. Yo duré 6 meses sin tomarme una foto. Sin contar los alimentos que, ¡nunca puedes comer!”, expresó.

Fueron 10  habilitaciones médicas, 10 consultas psicológicas y una visita a un psiquiatra por las que  Alejandro Tremola tuvo que superar, para poder ser operado y dejar bien atrás los 156 kg, con talla 64 de pantalón. Un hombre que, en una oportunidad, una azafata le sugirió pagar dos puestos, al momento en que él le pidiera un extensor para su cinturón de seguridad. Hoy en día, su talla de pantalón es la que siempre soñó, la talla 32 y pesa 64 kg. Por supuesto,  no deja de reconocerse así mismo: -“Todos los días descubro huesos que no sabía que estaban allí. Actualmente, soy  otra persona con 90 kilos menos, con mucha más energía, que  le descubre un sabor distinto a la vida. ¡Ojo!, no es que antes no era feliz, no es que antes no me sentía pleno (…), sí estaba feliz y sí me sentía pleno, porque yo logré concretar todas mis metas. La salud  fue lo que me hizo tomar esta decisión”, aclaró el Director.

En estos momentos,  el director de la revista “Ok!”, gracias a los insistentes consejos de su editora, en documentar todo lo vivido, se  encuentra escribiendo un libro con todas sus experiencias basadas en este arduo y radical proceso. También, ha decidido asesorar a personas que hayan pasado por la misma situación, quizás un poco más vulnerables en todo este tema:-“A raíz de todo mi experiencia, decidí tomar una persona por año que haya vivido este proceso, para hacerle el guardarropa completo. Porque quiero que viva la misma experiencia que viví yo”,  dijo

El también Relacionista Público del Bloque de Armas, dejó muy claro que su fin sigue ligado a la moda, al periodismo de entretenimiento. Aunado a ello seguir con la fase de superación y descubrimiento que ha logrado gracias a su decisivo proceso de transformación.  ¡Bravo por Alejandro!

Síguelo a través de su red social instagram como: @aletremola 

 

Por: Paola Marquina

@paolavalentina_medios

@tendenciascosmic

No comments

Recomendaciones