Luisa Rodríguez Táriba : “Lo que me motivó a trabajar en Funcamama, fue un sentido de responsabilidad y agradecimiento”

Por: Paola Marquina

Tras celebrarse hoy 19 de noviembre el Día Mundial de la lucha contra el Cáncer de Mamá, Luisa Rodríguez Táriba, nos contó ¿Cómo nace Funcamama? una de las fundaciones que más respalda la lucha contra esta enfermedad, en Venezuela.

Logo Lazo Funcamama (2)

De tesis de grado a un Proyecto Rosa

Fue un 9 de Julio del año 2002 cuando un grupo de compañeras de estudios que coincidían en tener varias mujeres en su núcleo familiar que padecían de esta enfermedad,  se unieron para realizar su tesis de grado. Una investigación que hoy en día lleva por nombre “Funcamama“, con 14 años de vida. Liderada por Luisa Rodríguez Táriba, su presidenta.

En la actualidad ese sueño académico cuenta con su propio programa de servicios médicos (Mastológía, Ginecología, Psicología, Mamografía, Eco Mamario, Laboratorio Clínico). Este programa de atención se ha extendido a ovarios y cuello uterino, por tratarse de patologías muy vinculadas con el cáncer de mama).

El cáncer… una herencia de generación tras generación.

Una administradora que a los 7 años su sueño de ser bailarina, se vio truncado tras padecer de una malformación osea (hoy en día ya superada y con muchos de sus allegado sorprendidos al verla siempre elegante y en “tacones”), con un motivo bastante alentador que por generaciones tuvo presente en sus genes: “Lo que me motivó trabajar en la organización fue un sentido de responsabilidad y agradecimiento, pues mi madre tuvo cáncer de útero (hoy en día está mejor que yo), mi abuela cáncer de mama y mi abuelo cáncer de pulmón”.

Para Rodríguez, el venir de una familia vinculada con esta enfermedad, significaba un gran motivo, sobre todo por tener la experiencia al vencer esa enfermedad.

result luisa 2

Feminista sin problema alguno

Luisa Rodríguez, comenta que siempre estuvo vinculada con el tema de la mujer. Dice ser feminista, y considera que la mujer es una figura primordial en la sociedad: “Me defino como feminista,no tengo ningún problema en decirlo. Si la mujer esta bien, todo esta bien, porque la mujer es el centro del desarrollo de nuestra sociedad”.

Un proyecto que quisiera desaparecer …

La desaparición de la fundación  representaría para Rodríguez un hecho muy positivo, pues alega que eso sería cuando exista un sistema de salud estable, que cobije a todos por igual: “El día que deje de existir la organización, es porque ya todo funciona. Porque todas las organizaciones nacen por las necesidades que el sistema no satisface a sus ciudadanos”.

Como persona Rodríguez Táriba,  aspira a dedicarle 15 años más a la fundación. Aspira ser una mujer activa  a los 86 años de edad, pues decidió dedicarle 30 años a la fundación. Hoy en día va por la mitad – “Quiero compartir mi experiencia, para que otras personas puedan crecer”, manifestó .

images

 Una madre que no exige 20 

La venezolana se define entre risas, sonrojos  y un gran brillo en su mirada, como una madre de dos hijos de 18 y 16 años, algo “extraña”, por ser sobre protectora, muy exigente y alcahueta a la vez: “Como mamá soy muy alcahueta, pero soy exigente…exigente hacía la vida. Mis hijos nunca les exijo que saquen 20. Para mi es más fundamental que sean coherentes con ellos mismo y buenos ciudadanos.

dsc_5555

“Pura Risa” desde niña

Siempre le ha gustado sonreír, desde su época de colegio confesó que sus compañeros de clases le llamaban: “Pura Risa”. Suele sonreír por todo. Al parecer disfruta mucho de ello. Lo único que no le saca una sonrisa son las “inequidades”. Una mujer que suele disfrutar de lo que hace, las lecturas  de corte rosa, tratados de los últimos avances en la medicina y especial de historia, son unos de sus pasatiempos favorito. Los libro de autoayuda los descarta por completo de su lista. Su color favorito, es el azul, y no  precisamente el rosa, confiesa haberle costado muchos años adaptarse a ese color.  Amante de la pasta.

El mensaje de Luisa… 

La gente debe entender que ésta es la única vida que tenemos. No hay más nada. Hay que vivir el presente con visión de futuro y entender que no hay una persona más importante en tu vida que tú. Y con respecto a todas aquellas personas que quieran participar en proyectos como estos, y quieran ser voluntarios,no esperen ser llamados, ¡vengan y listo! aquí serán bienvenidos siempre.

 RGB b‡sico

Recomendaciones